jueves, 8 de marzo de 2012

Saturno devorando a un hijo

Saturno devorando a un hijo, es una pintura mural pasada a lienzo, pintada (1820-1823), se encuentra en el Museo del Prado, Madrid.

            
Image illustrative de l'article Saturne dévorant un de ses enfants

El pintor se inspiró de la mitologia Griega, en la cual un oràculo predijo a Cronos (Saturno en la mitologia romana), que uno de sus hijos lo iba a destronar, lo mismo que él habia destronado y matado a su padre, para que no se cumpliera la predición decidió comérlos uno a uno al nacer, Jupiter consiguió escapar del rito antropofago de su padre, Rea sustituyó a Zeus por una piedra envuelta en un paño, Saturno lo devoró pensando que era su hijo, de esta forma se cumpliò la profecia.
 
Goya fue un actor y un espectador en la Historia de España, fue el pintor de la familia Real, vivió la invasión francesa con todas sus atrocidades, como lo reflejan los cuadros del "Dos de Mayo" y "El tres de Mayo".

La pintura de Saturno devorando un hijo, forma parte de una serie que Goya realizó para decorar la Quinta que compró a orillas del rio Manzanares, es conocida como la "Quinta del Sordo". Goya era ya anciano, estaba sordo y con graves problemas de salud, (Goya murió 6 años depues).
 
En 1820 Goya empezó a decorar las paredes principales de la casa, con pinturas murales estas reciben el nombre de "pinturas negras", por su colorido obscuro casi negro, y por el significado sombrío de los temas. 

Fueron pintadas directamente sobre los muros, técnica es mixta pues los analisis quimicos revelan el empleo de aceites en su composición, su gama de color es muy reducida a: negros, ocres, dorados verdosos,
en la obra predomina màs el color que el dibujo, el color rojo que representa la sangre es una mancha, lo mismo pasa con el cuerpo deforme de Saturno. El fondo negro,el personaje es deforme esto produce mucho màs dramatismo a la escena

La luz es muy importante ya que ilumina la cara, el cuerpo de Saturno y a su hijo, contrastando con el fondo obscuro, tormentoso y tenebroso.

La pintura se encontraba situada en la planta baja, decoraba el comedor o el salon principal, estaba frente a "Dos viejos", y junto a "Judit y Holofernes".

La casa de Goya fue comprada años màs tarde por el barón belga, Emile d'Erlanger en 1873, las pinturas fueron pasadas a lienzo, las obras sufrieron enormemente con el cambió perdieron gran parte de materia pictorica en el proceso. El baron donó las pinturas al estado, desde 1889 forman parte del Museo del Prado (Madrid).

La pintura està llena de dramatismo, Goya escogió el momento en el que Saturno desgarra el cuerpo de su hijo, tiene la cara de un loco, los ojos exorbitados muestran el horror, tiene la boca negra, ya se ha comido la cabeza de su hijo, el cual no tiene el cuerpo de un bebe, parece màs bien el cuerpo de un adulto (con formas femeninas) en miniatura.  
 
El pintor Rubens tambien escogio el momento preciso cuando Saturno mordia el cuerpo del niño.
 
           
  
El tema es una alegoria, representa a "Cronos" dios del tiempo lo devora todo al pasar, nada puede detenerlo.

Saturno es un dios relacionado con la agricultura es el que controla los ciclos de las estaciones muy importante para las cosechas. En Roma existia una fiesta "Las Saturnales" eran las màs importantes del calendario se celebran entre el 19 y el 25 de diciembre, los romanos celebraban el fin del año y el inicio del nuevo, en ella se hacian regalos, banquetes, los cristianos la convirtieron las Saturnales en la fiesta de Navidad.


El tema de matar a los niños e hijos aparece varias veces en la mitologia, en la religió
n y en la historia:

El asesinato de los niños judios por el Faraó
n en tiempos de Moises, o la masacre de los Inocentes por Herodes.

El mito de Saturno o Cronos devorando a sus hijos ha sido representado en pintura o escultura desde la Antiguedad, fue tomado por los romanos, màs tarde apareció en manuscritos de la Edad Media.

Dante habla en la "Divina Comedia", del obispo Ubaldini mandò encarcelar a "Ugolin della Gherardesca" (tirano de Pisa) con sus hijos, fueron condenados a morir de hambre, Ugolin se vió obligado de comer a sus hijos para sobrevivir.

             


El pintor Rubens tambien representò el tema de "Saturno", y los escultores Rodin, Carpeaux.
    

Francisco Goya en su cuadro "Saturno devorando a uno de sus hijos" fue un precursor del expresionismo, esta corriente buscaba expresar los sentimientos y emociones en pintura.

Saturno simboliza el desconsuelo, tanto los dioses como los hombres son capaces de las peores atrocidades con tal de conservar el poder.
 

6 comentarios:

  1. Un tema inquietante no execenta de dramatismo y como bien dices ha sido tratado en pintura y en escritura.
    Desde luego no es una pintura con la decoraría ninguna estancia de mi casa.
    Bss y feliz día

    ResponderEliminar
  2. Parece que el canibalismo y su simbología terrible atraía a los artistas de un modo irrefrenable a lo largo de los siglos. Desde la mitología griega y romana pasando a maestros como Rubens o Goya. Sin duda la obra de Goya llama nuestra atención por la crudeza de sus pinceladas rápidas, el fondo negro y los ojos horrorizados de Saturno. No me gustaría tener esta pintura en la pared de mi casa..., pero parece que al gran genio sí. ¿Dormiría por las noches?
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estupenda disección que haces de este tétrica pintura de Goya, donde trata de reflejar la condición salvaje e inhumana del ser humano. La angustia y la desesperación del pintor aragonés le hace aflorar al final de su vida estos témas tan dramáticos. Un fuerte saludo, Mariac.

    ResponderEliminar
  4. Me impresiona esa pintura de saturno. Por eso, sabiendo que el tiempo es oro, no se debe malgastar...sera devorado por saturno... o cronos...

    Besote

    ResponderEliminar
  5. Éste y la lucha a garrotazos son dos de mis favoritas pinturas negras. Brutales. Un beso María.

    ResponderEliminar
  6. Son, tanto la de Goya como al de Rubens, unas pinturas realmente impactantes. Verlas causa una extraña sensación que no puede pasar por alto ni al espectador más insensible

    Un saludo!

    ResponderEliminar